Corven, junto a sus clientes en San Luis